Las albóndigas de bacalao y patata son un aperitivo muy apetitoso en especial para los amante del bacalao.

Muy parecidas a las croquetas de patata, estas albóndigas se pueden enriquecer con otras especias como el comino, el curry o el cilantro. Para evitar que se frían, las albóndigas de bacalao se puede cocinar en el horno a 200 ° C durante unos 20 minutos o hasta que se doren. Por último se utiliza el bacalao ya remojado. Si utiliza el bacalao seco salado, recuerde dejarlo en remojo durante 48 horas (dependiendo del tamaño de los filetes) cambiando el agua cada 6 horas. El plato se presta perfectamente para ser servido como aperitivo.

Crujientes por fuera y suaves por dentro, son riquísimas y muy golosas, son perfectas para llevar a la mesa como aperitivo o como plato principal, solo acompañalas con una buena ensalada y listo.

Ingredientes para 4 personas
800 g bacalao remojado
Bacalao
1/2 L. leche
Leche
1/2 L. agua
Agua
6 cucharadas Aceite V.E.
Aceite
800 g patatas cocidas y peladas
Patatas
2 huevos
Huevos
1 manojo de petejíl con ajo
Perejíl
4 cucharadas migas de pan casera
Pan rallado casero
Especies
Especies
Ingredientes para la salsa agridulce
1 cucharadita de maizena
Maizena
3 cucharaditas tomate triturado
Salsa de tomate
180 ml de agua
Agua
80 ml. de vinagre de vino blanco
Vinagre
80 g de azúcar
Azúcar
Guindilla a placer
Guindilla

Lista de los Ingredientes para 4 personas

Ingredientes para 4 personas
  • 800 g de bacalao remojado
  • 1/2 l de leche
  • 1/2 l de agua
  • 6 cucharadas de aceite de oliva V.E.
  • 800 g de patatas cocida y peladas
  • 2 huevos
  • 1 manojo de perejíl lavado y picado con un diente de ajo
  • 4 cucharadas de migas de pan casero
  • 1 pizca de cúrcuma (opcional)
  • 1 pizca de pimienta negra
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Aceite para freír
Para la salsa agridulce
  • 1 cucharadita de de maizena
  • 3 cucharaditas de tomate triturado
  • 180 ml de agua
  • 80 ml de vinagre de vino blanco
  • 80 g de azúcar
  • Guindilla a placer
  • Sal a gusto

Elaboración

    1.- Tratamiento de las patatas

    1. En una olla con agua salada y una hoja de laurel sumergir las patatas y cocerlas unos 30-40 minutos, depende del grosor de la patatas, a partir que empiece el hervor.
    2. Para averiguar si están cocidas, al finalizar la cocción pinchar con un cuchillo de punta y si entra en la patata sin problemas es que las patatas están hechas.
    3. Pelar y con un poco de aceite y pizca de nuez moscada hacer un puré y reservar.

    2.- Tratamiento del bacalao

    1. Partimos de la base que el bacalao esté remojado. De lo contrario hay que cortarlos en trozos y remojarlo unos 3 o 4 días cambiando el agua cada seis horas.
    2. Durante el remojado el bacalao, cubierto con papel film, debe reposar en el frigorífico a una temperatura de 6-8 grados evitando así que éste fermente
    3. Una vez que el proceso de remojado del bacalao haya terminado quitarles la piel y las espinas.
    4. Poner el bacalao y 1/4 de litro de leche en una olla. Dejar que cueza unos 1o minutos.
    5. Una vez terminada la cocción cortar el bacalao con un cuchillo bien afilado en trozos muy pequeños.
    6. Añadir al bacalao el puré de patatas previamente hervido y triturado,
    7. el perejil previemente picado junto al ajo,
    8. los huevos, la pimienta molida y la sal.
    9. Revuelva para combinar todos los ingredientes.
    10. Deje reposar la mezcla en un bol en el frigorífico durante media hora.
    11. Después del tiempo indicado sacar el bol del frigorífico y formar albóndigas redondas de tamaño y forma regular y pasarlas en el huevo batido y pan rallado.

    3.- Proceso de cocción

    Opción 1 : Cocción al horno, apto para dieta.
    Albóndigas cocción horno
    1. Colóquelas en una bandeja de horno sobre una hoja de papel sulfurizado.
    2. Introdúzcalas en el horno precalentado a 200 °C. y hornéalas hasta que estén bien doradas (unos 10 a 15 minutos).
    3. A mitad cocción saque la bandeja del horno y dar la vuelta a las albóndigas. Termina la cocción.
    Opción 2 : Fritura de las albóndigas, no apto para dieta
    Fritura
    1. En una sartén grande, caliente poca aceite de oliva.
    2. Freír las albóndigas poco a poco, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén completamente doradas.
    3. Escúrrelas bien y déjalas secar sobre una hoja de papel de cocina absorbente.

    Sirve las albóndigas tibias con la salsa agridulce o agregando un chorrito de jugo de limón o lima al gusto.

¡ATENCION!
Los datos son de carácter puramente orientativo e informativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de este web se eximen de cualquier responsabilidad. En presencia de patologías, intolerancias y trastornos, le sugerimos que evite automedicarse y que se comunique con su médico o especialista, que podrá aconsejarle el enfoque y los tratamientos más adecuados para el caso específico.

¡Eccola qua¡ Ésta es mi receta, cocinando con amor y fantasía ¡Haga Usted la suya!

Ir a la página anterior