29
Dom, Nov

Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las berenjenas se encuentran entre las verduras más queridas por los italianos y otros pueblos, no solo por su ingesta baja en calorías, lo que las hace perfectas para las dietas, sino también y sobre todo por su versatilidad en la cocina.

Las recetas que la ven como protagonista son casi infinitas, solo piense en la parmigiana, la caponata, la pasta a la norma ... Pero para el éxito perfecto de sus preparaciones es esencial purgar las berenjenas.

Rica en vitaminas C y fibra, las berenjenas son muy nutritivas y nos ayudan a mantener una dieta sana y equilibrada. Sin embargo, también contienen una sustancia, la solanina, que es utilizada por la planta para defenderse de hongos e insectos. Precisamente de esta sustancia depende el sabor amargo de las berenjenas.

Esta operación consta de varios pasos destinados a liberar el sabor amargo de la berenjena. Hay que decir que las variedades seleccionadas en los últimos años han perdido este amargo dominante, lo que a menudo hace innecesario purgarlas.

De hecho, sin embargo, esta operación le permite obtener un vegetal más seco, perfecto si desea preparar timbales o freír las berenjenas sin liberar agua vegetal durante la cocción.

Para eliminarlo, los métodos más comunes son remojar en agua y vinagre y la técnica de la sal. La sal gruesa, en particular, al actuar por ósmosis, elimina su líquido de vegetación. De esta manera, además, las berenjenas se cocinan más rápido e incluso requieren menos aceite. Veamos juntos cuál es el secreto para purgar mejor las berenjenas.

{loadposition purgar-berenjenas}

Hay varias opciones, yo le contaré dos de éstas:

1.- Bajo sal, la opción más popular

Después de haberlas escurridas coloquelas en un colador formando capas alternadas con un poco de sal gruesa en cada capa. Asegúrese de que estén dispuestas ligeramente inclinadas para permitir que el líquido de la vegetación fluya. Ponga encima un plato y en éste un peso para que presione las rodajas y suelten el jugo amargo durante mínimo 30 minutos. Para esta fase, es aconsejable no dejar que las berenjenas descansen por más de 1 hora, de lo contrario se impregnarán de sal. Luego lave bien cada rodaja de berenjena con agua fría para eliminar los restos de sal, luego exprímalas bien para secarlas. Puede hacerlo con toallas de papel, o incluso mejor con un trapo de cocina limpio.

2.- Remojar en agua y vinagre : esta opción deja rastros de vinagre.

Una técnica, que es el método de nuestras abuelas, consiste en dejar que las berenjenas se remojen en agua y vinagre. En primer lugar, es esencial lavar bien las berenjenas: pasarlas con agua fría.

Sus berenjenas están listas para convertirse en protagonistas de deliciosas recetas.

Ir a la página anterior