25
Lun, May

Macarrones al pesto de berenjenas y espinacas estilo Pino

Pasta corta varias
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La berenjena es una hortaliza rica en agua y sales minerales y, por lo tanto, está dotada de propiedades interesantes a pesar de tener que tener en cuenta la presencia de solanina en el interior, una sustancia tóxica que se elimina, sin embargo, en gran parte por cocción.

 Macarrones al pesto de berenjenas y espinacas estilo Pino

    Eliminar el amargor de las berenjenas:
  1. Se lavan y cortan en rodajas de aproximadamente medio centímetro de grosor.
  2. Una vez cortadas, se colocan en un colador y se espolvorean con sal dejándolas en reposo unos 30 minutos, colocando por encima un peso.
  3. Una vez transcurrido el tiempo, lavarlas, escurrirlas y secarlas.

Ingredientes para 3 personas

Ingredientes principales
  • 2 Berenjenas
  • 1 puñado de espinacas
  • 240 gr. de macarrones
Para el pesto
  • 2 dientes de ajos secos - o ajos encurtidos
  • 1 cucharada de almendras peladas y tostadas - o piñones
  • Perejíl, Aceite de oliva V.E., media cebolleta, Sal y peperoncino
  • Elaboración

    Mientra tanto cortar la cebolleta y pocharla en una cucharada de aceite de oliva V.E.

      1
      Berenjenas al vapor
      2
      Espinacas al vapor
    1. Cocinar las berenjenas al vapor hasta que estén tiernas, pero no muy blandas. Depende de las berenjenas tardarán unos 20 minutos.
    2. Cocinar las epinacas al vapor y reservar.
    3. 3
      Macarrones al ferretto
      4
      Cocinar pasta
      5
      Pelar berenjenas
    4. Yo he usado macarrones al ferretto. Se encuentran en grandes supermercado en la sección :
      pasta italiana. Los espaguetis no son apto, según mi opinion. La psta debe tener un formato que atrape bién el pesto.
    5. Poner una holla para cocinar la pasta al dente segun indicaciones del fabricante.
      Colar y reservar la pasta y unos cazos de agua de cocción.
    6. Pelar las berenjenas cuando están todavia calientes, ayudandote de un paño para sujetarlas y un pequeño cuchillo para pelar.

    Ésta es mi receta. ¡Haga Usted la suya!

    Ir a la página anterior