24
Jue, Sep

Huevos en salsa de tomates

Huevos y derivados
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Antigua receta napolitana de huevos en salsa de tomates o llamada también huevos en el purgatorio. Un plato con orígenes pobres, pero con un sabor muy rico.

Huevos en el purgatorio

Sencillos y apetitosos, siempre han sido una excelente solución porque requieren muy pocos ingredientes. Cada familia tiene su propia versión y proponemos la básica aquí, hecha con salsa de tomate, cebolla y perejil. No te olvides del pan casero para recoger toda la salsa.

Preparación de orígenes pobres, los huevos en en salsa de tomates constituyen un segundo plato que, al contrario de lo que uno podría pensar, es muy rico en sabor. Es una receta basada en huevos cocinados en salsa de tomate que se puede ofrecer, incluso en el último minuto, como parte de la clásica cena familiar.

Ingredientes

1
Huevos
Huevos
3
Aceite de oliva
Aceite de oliva
4
Parmesano
Queso rallado
5
Perejíl
Perejíl
6
Cebolletas
Cebolletas
7
Sal y pimientas
Sal y pimientas
  1. 4 huevos.
  2. 500 ml. de salsa de tomates al estilo italiano.
  3. Aceite de oliva E.V.
  4. 1 cucharada de queso parmesano rallado a gusto.
  5. Perejíl a gusto.
  6. 2 cebolletas pequeñas.
  7. Sal y pimientas a gusto.

Las dosis son a gusto personal y varían según el número de comensales. La salsa se puede preparar con carne picada si así lo quieres

Elaboración

    Preparar salsa de tomtaes
  1. Mientras tanto, corta el perejil y reserva. Después del tiempo de cocción de la salsa cree un pequeño espacio en ésta con la ayuda de un cucharón.
  2. Cascar los huevos:
  3. Para evitar cualquier problema sanitario, como la salmonelosis , es importante controlar que no nos caiga ningún fragmento de cáscara del huevo en la sartén.
  4. Para conseguirlo nada mejor que: romper con cuidado la cáscara y poner el huevo en un pequeño bol para controlar su calidad. De esta manera también se atempera un poco del frío de la nevera.
  5. Vierta el huevo en la salsa y proceda de la misma manera con los otros huevos. Cubra con una tapa y cocine por 5 minutos.
  6. Has de esperar que cuaje la clara, se caliente la yema y entonces apartar la sartén del fuego.
  7. Puedes acelerar este proceso ayutándote de un tenedor rompiendo un poco la clara.
  8. Hay que comerlo siempre recién hecho, al momento, bien calentito y sabroso.
  9. Salpimentar con unas escamas de sal.
  10. Espolverear con perejíl fresco y opcionalmente con un poco de queso rallado, como el parmesano.
  11. ¿Como los comemos? Simplemente sopando pan en la salsa de tomates.
  12. Una manera sencilla de comer estos huevos es comer directamente de la sartén. Es como hacían nuestros antepasados.

¡Eccola qua¡ Ésta es mi receta. ¡Haga Usted la suya!

Propiedades nutricionales

Tomates

Acción antioxidante. El más conocido, es probablemente el licopeno. Vitamina C, vitamina E y compuestos fenólicos. Bajo en calorías, remineralizante, diurético, refrescante.

Perfecto para perder peso y aspirar a una dieta saludable. Pocos azúcares que pueden asimilarse inmediatamente, sin grasa, consiste principalmente en agua y con un rico contenido de minerales y oligoelementos.

Huevos

Un huevo promedio pesa unos 60 gramos. La yema proporciona tres cuartos de su contenido calórico, que equivale a 128 calorías por cada 100 gramos de producto (aproximadamente 75 kcal por huevo).

Todas las grasas (6 gramos) presentes en el huevo se concentran en la yema. La mitad de estas grasas están formadas por ácido oleico, el mismo que encontramos en el aceite de oliva, ácido palmítico, ácido esteárico y, en menor medida, ácido linoleico. Entre los ácidos grasos poliinsaturados encontramos el omega 6, mientras que el omega 3 está presente en pequeñas cantidades.

¡ATENCION!

Los datos son de carácter puramente orientativo e informativo y no deben usarse con fines médicos. Los responsables de este web se eximen de cualquier responsabilidad.

En presencia de patologías, intolerancias y trastornos, le sugerimos que evite automedicarse y que se comunique con su médico o especialista, que podrá aconsejarle el enfoque y los tratamientos más adecuados para el caso específico.

Ir a la página anterior