31
Dom, May

Albóndigas (Knödel) estilo Tirol

Albóndigas de pan
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las albóndigas, son amadas por todos y se pueden cocinar de mil maneras diferentes según los gustos y las áreas.

Hoy te llevamos a Trentino-Alto Adige una de las veinte regiones que conforman la República Italiana, donde las albóndigas - Knödel (alemán) y canederli (italiano) - , se han preparado durante siglos. Albóndigas de pan abundantes hechas con pan blanco duro, cebollino, huevos, tocino y cebolla.

Cada familia tiene su secreto para preparar albóndigas con la consistencia adecuada, ni demasiado duras ni demasiado suaves, pero todos están de acuerdo en que el caldo de carne es la forma más genuina y sabrosa de cocinarlas y disfrutarlas.

Según la receta transmitida de nuestras habuelas, las albóndigas deben estar "imperfectas", con trozos de carne y cebollino, claramente visibles. Una versión más bien rústica, con una masa que se compacta y amalgama y se mezcla sin perder de vista el pan.

Ingredientes

1
Pan

Pan

2
Cebolleta

Cebolleta

3
Leche

Leche

4
Cebollino

Cebollino

5
Tocino

Tocino

6
Huevos

Huevos

7
Mantequilla

Mantequilla

8
Perejíl

Perejíl

9
Sal y pimientas

Sel y pimientas negra

  1. 250 gr. de pan de más de dos días.
  2. 150 gr. de Tocino entreverado.
  3. 50 gr. de Cebolletas.
  4. 2 Huevos medianos.
  5. 25o ml. de leche entera.
  6. 10 gr. de mantequilla (preferible:Aceite de oliva V.E.).
  7. Perejíl a gusto.
  8. Cepollino a gusto,,
  9. Sal y pimientas negra a gusto.

Elaboración

  1. Para preparar albóndigas tirolesas, prepare el caldo de carne para mantener el calor. Luego pelar y picar finamente la cebolla. Cortar en trozos muy pequeños la panceta, aproximadamente 2-3 mm.
  2. En una sartén, derrita la mantequilla a fuego lento (en la Dieta Mediterránea hay que usar aceite de oliva virgen extra), luego vierta la cebolla 5 y motee 5. Dore por 5 minutos, revolviendo con frecuencia.
  3. En una sartén, derrita la mantequilla a fuego lento, luego vierta la cebolla y la panceta. Dorar por 5 minutos, revolviendo con frecuencia.
  4. Luego apaga el fuego y mantenlo a un lado. Picar las cebolletas y el ramillete de perejíl, luego cortar el pan duro en cubos de aproximadamente 0,5 cm 9.
  5. Vierte el pan en un tazón y agrega la leche (comienza agregando 200 g. y agregar más si la masa está excesivamente seca y no es muy maleable), agregue los huevos, el cebollino y el perejil picado. Colóquelas en una bandeja a medida que las forma. Alrededor de 10 vendrán con estas dosis. Una vez listos, puedes cocinarlas en caldo de carne hirviendo. 15 minutos de cocción con un hervor moderado serán suficientes. Sirve las albóndigas tirolesas calientes
  6. Continúa combinando panceta y cebolla una vez enfriadas y comienza a mezclar para amalgamar todo. Si la masa está demasiado seca, agregue más leche. Si, por otro lado, es demasiado pegajoso o suave, puede agregar muy poca harina a la mezcla. Una vez que esté listo, humedézcase ligeramente las manos con agua fría y forme las albóndigas girando la masa entre las manos. Las albóndigas deben tener un diámetro de 5 cm.
  7. Colóquelas en una bandeja a medida que las forma. Alrededor de 10 vendrán con estas dosis. Una vez listas, puedes cocinarlas en caldo de carne hirviendo. 15 minutos de cocción con un hervor moderado serán suficientes. Sirve las albóndigas tirolesas calientes

Consejos

Puedes mantener las albóndigas crudas por un día en el refrigerador cerrado en un recipiente hermético. También puedes congelarlos crudos. Una vez cocidas, recomendamos comer las albóndigas de inmediato.

La receta depositada ( la original) requiere agregar un poco de harina a la masa, cuya dosis varía según la consistencia. Sin embargo, a menudo, se prefiere agregar pan rallado según gusto, porque compacta las albóndigas y las hace suaves al mismo tiempo.

En su mayoría, puede usar pan blanco seco, pero también se puede añadir una pieza fresca, incluso el congelado: solo tiene que ajustarse a la dosis de líquido en la receta.

Cómelas con una buena salsa de carne o gulash

Prepare, al principio, un caldo de carne muy sabroso. Procure que el caldo sea de una buena calidad, le dará un sabor especial a las albóndigas.

¡Eccola qua¡ Ésta es mi receta. ¡Haga Usted la suya!

Ir a la página anterior