Caballa: versátil hasta en el nombre

Eroski-Consumer

Trucos y secretos en la cocina
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde unas jugosas hamburguesas hasta una refrescante ensalada: damos algunas ideas para aprovechar al máximo este pescado azul tan exquisito

Sarda, verta, verdel, caballa... Dime dónde haces la compra y te diré cómo se llama. Nos referimos a la caballa, un exquisito pescado que pertenece a la misma familia que el bonito y el atún, y que comparte con ellos algunas características muy interesantes. ¿Un ejemplo? Sus propiedades nutricionales. La caballa es un pescado azul y, por tanto, rico en grasa saludable. Nos aporta omega 3, tan importante para reducir los niveles de colesterol y prevenir enfermedades cardiovasculares. Contiene proteínas de alto valor biológico y un buen compendio de vitaminas y minerales. Y tiene una ventaja añadida: al ser un ejemplar más pequeño que sus primos, alberga menos metales pesados, lo cual nos permite disfrutar de sus bondades con frecuencia. En suma, es un alimento muy sano. Además, hay otras cualidades que merece la pena reseñar, en este caso, gastronómicas, como recogemos en las siguientes líneas.

Y es que la caballa es un tipo de pescado que se adapta muy bien a nuestros recetarios y es capaz de alegrar nuestros menús, desde los más sencillos hasta los más elaborados. Desde luego, debemos tener en cuenta que el modo de prepararla y consumirla influirá en su perfil nutricional, como sucede con todos los alimentos. Así, al horno será más calórica que a la plancha, en conserva tendrá más sal que al natural y si la consumimos en albóndigas con salsa resultará más contundente que en ensalada o en vinagreta.

Las siguientes son algunas ideas para aprovechar al máximo la versatilidad de este pescado y disfrutar de su sabor sin aburrirse ni repetir platos.

Fuente : Eroski-Consumer

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS