Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 995

Dieta Mediterránea
Dieta sana, equilibrada y personalizada.
¡Come sano y muévete!
Domingo, 13 Diciembre 2015 18:54

La restricción calórica

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La restricción calórica es una línea de investigación íntimamente relacionada con los ideales de la dieta antiaging pero aplicable también a todas las etapas de la vida (Tréton 2008: 65). Consiste en la reducción sustancial y progresiva del aporte energético sin caer en la malnutrición. Se considera un tipo de dieta que ralentiza los cambios por envejecimiento y reduce la incidencia del cáncer y de otras enfermedades degenerativas. Diferentes estudios han demostrado los beneficios que les aporta a los animales. Limitar la ingesta de calorías supone un aumento de esperanza de vida en todas las especies estudiadas. De ahí se ha concluido que una dieta restrictiva también podría proporcionar a los humanos una vida más sana y larga. Sin embargo hasta ahora la ciencia no ha podido todavía constatar que la restricción calórica sea igualmente efectiva para aumentar la esperanza de vida de los humanos, ya que es preciso realizar este tipo de estudios con muchas personas y durante más tiempo. Pero sí se ha observado que los que siguen a una dieta hipocalórica tienen niveles de colesterol más bajos, menor presión arterial y menor porcentaje de grasa corporal. Además, las personas que siguen esta dieta tienen una temperatura corporal más baja, su metabolismo está ralentizado y presentan niveles más reducidos de daño cromosómico (alteraciones genéticas relacionadas con el envejecimiento). Estos factores podrían indicar que vivirán más años. "Se ha demostrado que la restricción calórica incrementa la longevidad. Para que esta restricción sea efectiva, las calorías de dieta deben estar bastante por debajo de la cantidad de calorías que puede proporcionar una dieta ad líbitum. Asimismo no debe conducir a malnutrición o dietas impropias, ni limitar el aporte de nutrientes" (Schneider y Sagan 2008: 331; Witte et alii 2009: 1256; Williamson et alii 2008: 40; Bergamini et alii 2007: 69; Presles y Solano 2007: 231).

Las investigaciones actuales no permiten obtener conclusiones válidas sobre sus posibilidades para aumentar la duración de la vida. Son muchos los que piensan que la restricción calórica no se puede aplicar a los seres humanos ya que no se morirían de hambre pero tendría efectos secundarios perjudiciales para la salud física y mental. De cualquier manera estas investigaciones han contribuido a demostrar la importancia de la restricción calórica que indica la necesidad de reducir el consumo de grasas, hidratos de carbono y proteínas. Todas estas investigaciones han servido para alertar a la población de la conveniencia de ajustar su comida a unos hábitos alimentarios en los que se reduzcan las raciones y se lleve una dieta equilibrada de grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Se piensa que en la actualidad es el tratamiento más claro que existe para conseguir ralentizar el proceso de envejecimiento y extender la esperanza de vida. Entre las verdaderas claves para vivir más y mejor se aconseja seguir pautas saludables entre las que destaca el comer menos siguiendo una dieta equilibrada basada en unos hábitos alimentarios que eviten que el cuerpo se oxide. "La tarea es lograr que muchos, y ojala casi todos, logremos vivir más del siglo de forma saludable y verdaderamente nos llegue la muerte por viejos y no por enfermedades que hoy son en gran medida evitables. Prevenir o retrasar al máximo las enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición inadecuada y la inactividad física es la gran tarea de la nutrición y salud pública en este siglo que iniciamos. El futuro quizá nos va a permitir prolongar la duración máxima de la vida de la especie homo sapiens. Manipulando el aporte energético mientras se mantiene un aporte suficiente de nutrientes específicos durante períodos críticos del ciclo vital, se ha logrado extender la duración de la vida en un rango de 30-40% en diversas especies mamíferas, incluyendo los primates no humanos. Esto se logra con restricciones de energía que llegan a comprometer la velocidad de crecimiento y desarrollo pero en un ambiente donde las enfermedades infecciosas no comprometan la vida misma" (Uauy 2006: XVII).

Visto 882 veces