Pricing Table Particle

Quickly drive clicks-and-mortar catalysts for change
  • Basic
  • Standard Compliant Channels
  • $50
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 1 GB of space
  • Support at $25/hour
  • Sign Up
  • Premium
  • Standard Compliant Channels
  • $100
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 10 GB of space
  • Support at $15/hour
  • Sign Up
  • Platinum
  • Standard Compliant Channels
  • $250
  • Completely synergize resource taxing relationships via premier market
  • 30 GB of space
  • Support at $5/hour
  • Sign Up
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 995

Dieta Mediterránea
Dieta sana, equilibrada y personalizada.
¡Come sano y muévete!
Domingo, 13 Diciembre 2015 18:15

Estilo de vida

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Lifestyles and food consumption

Luis Álvarez Munárriz
Catedrático de Antropología social de la Universidad de Murcia.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Coautora : Amaia Álvarez De Luis
Profesora de Biología en el IES "Sierra de Leyre" de Sangüesa, Navarra.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


RESUMEN
Desde siempre se ha sabido que una adecuada alimentación es muy importante para la salud y el normal funcionamiento del cuerpo. A la hora de hacer la compra la salud es uno de los principales motivos que tienen en cuenta los miembros de las sociedades desarrolladas para la elección de los alimentos. Pero en el trabajo campo que hemos realizado sobre el consumo de alimentos funcionales se detecta un aspecto nuevo en la elección de productos alimenticios: los alimentos tienen que ayudar a envejecer con calidad de vida, es decir, vivir más años y con mayor calidad de vida. El gusto de los consumidores está siendo modificado lentamente y orientando hacia un consumo de alimentos que se rija por los principios de una dieta óptima.


ABSTRACT
It has always been recognised that appropriate nutrition is vital for health and the normal functioning of the body. When shopping, people of developed countries bear in mind health as one of the most important motives for food choice. However, our field work on the consumption of functional foods, we detected a new aspect in the choice of nourishing products: food must help the consumer to age with quality of life –that is to say, to live longer and healthier. The preferences of consumers are slowly being changed, moving towards food consumption ruled by the principles of the optimal diet.


El valor que más aprecian los miembros de las sociedades desarrolladas es la salud física y mental del cuerpo. Si en otras épocas tenían prioridad los valores espirituales, hoy los son los del cuerpo. Una de las grandes aspiraciones de los miembros de nuestra sociedad es evitar el declive físico y psíquico. Uno de sus valores prioritarios es aumentar el bienestar cognitivo, evitar la demencia, y disfrutar de salud durante el mayor tiempo posible a pesar de los achaques corporales. Y una manera efectiva de conseguir estos objetivos es a través de unos hábitos alimentarios saludables. En la sociedad del bienestar la gente es cada vez más consciente de que uno de los factores más importantes que pueden influir en su estado de salud es la dieta. Las estadísticas actuales indican que la salud es una preocupación de primer orden en las sociedades desarrolladas. Existe un interés creciente por la nutrición y los hábitos alimentarios saludables, y a la hora de hacer la compra la salud es uno de los principales motivos que se tienen en cuenta para la elección de los alimentos. Aumenta el consumo de alimentos que se consideran sanos y saludables.

La preocupación por una alimentación sana ha sido una constante en toda la historia de la humanidad. Desde siempre la gente ha sabido que una buena alimentación es importante para su vida ya que incide de forma directa en el mantenimiento y recuperación de la salud. Son muchos los aspectos que inciden en la compra y elección de alimentos que hacen las personas. Pero en las entrevistas semiestrucuturadas y la encuesta que nosotros hemos realizado sobre hábitos alimentarios, la salud -junto al costo, el sabor, la conveniencia, etc.- es determinante. Hemos detectado que la población está empezando a asumir el ideal de la "balanced and variet diet" en la que se quiere educar a los miembros de la sociedad de consumo. Los últimos estudios acerca de los hábitos alimentarios parecen concluir de manera parecida: existe, efectivamente, una tendencia a alimentarse de manera más saludable. Pero en el trabajo campo que nosotros hemos realizado sobre el consumo de alimentos funcionales o enriquecidos se detecta un aspecto nuevo en la elección de productos alimenticios: los alimentos tienen que ayudar a envejecer con calidad de vida, es decir, vivir más años de vida y dar más vida a los años. Se siguen comprando alimentos saludables, agradables, placenteros, adaptados a las necesidades individuales pero sobre todo que aporten beneficios extra para la salud. Los alimentos de una dieta moderada en el tamaño de las raciones, variada en el grupo de alimentos y equilibrada en la cantidad de todos y cada uno de los nutrientes que necesita el cuerpo no solamente deben proporcionar la energía y los nutrientes que necesita el cuerpo sino que además deben tener poder preventivo y curativo. Sin apenas darnos cuenta, los miembros de la sociedad desarrollada estamos pasando de los hábitos alimentarios a los dietéticos, de la compra y el consumo de alimentos al de nutrientes, de la preocupación por una comida sana al nutricionismo, y del ideal de una dieta saludable al de una dieta óptima (Wiley 2006: 175; Ayora 2007: 90; Pollan 2008: 35; Aubert 2008: 92; Heinrich y Prieto 2008: 255).

El gusto de los consumidores se está modificando lentamente al ser orientado hacia el consumo de alimentos que propicien un estilo de vida de mayor calidad. La incorporación de nuevos alimentos a la cesta de la compra responde no solamente a un estilo de vida que apremia sino también a un nuevo enfoque social y cultural de la alimentación. Es un proceso de cambio lento pero irreversible y el reto consiste en crear nuevas representaciones que orienten el comportamiento alimentario de los ciudadanos. De nada sirve la crítica de los cambios que se están produciendo si al mismo tiempo no se hacen propuestas efectivas y realistas. Éstas ayudarán a definir un plan de acciones futuras en el campo de la alimentación con el fin de mejorar el estado nutricional de la población mediante la inculcación en los consumidores de unos hábitos alimentarios adecuados. Para conseguirlo hay que conocer los nuevos factores culturales que están produciendo cambios sustanciales en los hábitos alimentarios y propiciando la emergencia de una nueva cultura de la alimentación. Uno de los más determinantes es el nuevo estilo de vida que paulatinamente están aceptando los miembros de las sociedades avanzadas.

Visto 756 veces